Estany des Peix

Estany des Peix

A poniente de La Savina, inmediatamente después de tomar la carretera hasta Sant Francesc Xavier, se encuentra el gran estany des Peix, usado tradicionalmente para la pesca. El estanque tiene poca profundidad, ha estado durante diversas temporadas aislado del mar, al cerrarse Sa Boca, y a temporadas abierto al paso de las aguas marinas.

Embarcaciones de poco calado, como es el caso de los llaüts populares, tienen sus amarres en estacas clavadas en el fondo de barro. En su extremo oeste, la punta Pedrera es una zona de mares (arenisca), explotada antiguamente como cantera para obtener sillares que luego se usaban en la construcción. Parece ser que estas canteras de arenisca ya fueron utilizadas por fenicios y romanos.

El Estany des Peix se encuentra muy próximo a la Savina

Curiosamente, en una isla de dimensiones tan pequeñas como Formentera encontramos dos lagunas de tamaño considerable. Al Estany des Peix le acompaña a relativamente poca distancia el Estany Pudent, usado este último para la obtención de sal. Ambos estanques se encuentran separados entre sí por la carretera que une La Savina de Sant Francesc.

Formentera en vista área. El estany des Peix es la laguna de menor tamaño

¿Dónde está el Estany des Peix?

El estanque se encuentra a poniente del puerto de La Savina. Se une al mar a través de Sa Boca, una pequeña abertura en la parte norte de la laguna que comunica al mar.

La traducción aproximada de esta laguna significa ‘El estanque del pez’, debido a la cantidad de estos animales presentes en el lugar. La gran cantidad de barcas de pesca se abastecen de pescado para consumo propio.

Estany Pudent

Estany Pudent

En la zona norte de la isla encontramos dos grandes estanques. El Estany des Peix se encuentra abierto al mar, pero el Estany Pudent es un estanque salino que no toca el mar. Lo encontramos en la carretera de La Savina hacia Illetes o en el camino desde Es Pujols hacia Illetes. Con una extensión de 2,5 km cuadrados, ocupa una extensión considerable en el interior de la isla.

Todo el área natural del estany Pudent, con su anexo de salinas, se encuentra protegido bajo el Parque Natural de Ses Salines. El conjunto del parque engloba las salinas de la vecina ciudad de Ibiza y se incluyen los islotes que forman Els Freus (el estrecho entre las dos islas). Además, todas estas zonas forman un ANEI y una zona ZEPA, de interés ornitológico para la Unión Europea.

Un tramo de Illetes, en el Norte del Estany Pudent

Originariamente, este lugar era una laguna de agua dulce. Sin embargo, se construyó un canal para comunicar el estanque con el mar y poder explotarlo como salinera. El mal olor que desprende el lugar ha bautizado el estanque, ya que pudent significa literalmente maloliente.

El Estany Pudent, pese a ser una zona húmeda permanente, es árido, con una temperatura elevada y muy poca lluvia, condiciones que, añadidas a la proximidad del mar, condicionan el desarrollo de una vegetación escasa y adaptada a esa aridez y salinidad. En el estany Pudent los ornitólogos censan cada invierno concentraciones de zampullín cuellinegro (hasta superar a veces los 5.000 ejemplares), y se sabe que los flamencos se reproducían aquí en siglos pasados.

Formentera en vista área. El estany Pudent es la laguna de mayor tamaño

Es posible encontrar cigüeñuelas, chorlitejos, archibebes, así como, entre las ramas de los arbustos que bordean los estanques y las playas, una curruca endémica de las islas mediterráneas, la curruca sarda, de cola larga.

¿Dónde está el Estany Pudent?

Será muy complicado que no te encuentres con este estanque en tu visita a Formentera. Independientemente del recorrido que utilices para llegar a Illetes, una de las playas más conocidas de la isla, bordearás un tramo de este estanque.

El Estany Pudent se encuentra a poca distancia de La Savina, el puerto por el que llegarás a Formentera, por lo que es visible fácilmente desde la llegada a la isla.

Monumento a la Payesa de Formentera

Monumento a la Payesa de Formentera

No hace muchos años, habitaban en Formentera unas encantadoras señoras. Eran de estatura baja (para lo que estamos hoy acostumbrados), vestían de oscuro y una falda les llegaba hasta unos pies calzados con espardeñas de esparto. Su particular aspecto se completaba con un pañuelo con el que cubrían su cabeza y una larguísima trenza que les bajaba por la espalda. Hablamos, por supuesto, de las payesas.

Los habitantes de Formentera, igual que en Ibiza, estaban acostumbrados a vestir su indumentaria típica hasta bien entrado el siglo XX. La isla vivía su insularidad ajena a costumbres externas. Formentera no ha sido una tierra ‘rica’ hasta que los primeros turistas pusieron sus ojos en sus playas de agua azul. Hasta entonces, payeses y payesas vivían de lo que daba la tierra.

Una payesa ante un grupo de higueras

Una payesa ante un grupo de higueras

A pesar de la llegada de los hippies, las payesas siguieron vistiendo sus tradicionales trajes dando lugar a imágenes memorables. Poco a poco, la llegada de más turistas y los nuevos llegados a Formentera hicieron que las costumbres tradicionales se perdieran.

hippies formentera

Payesas y hippies en los años 60 en Formentera. Foto: Josep Soler Soler

Más allá del gusto estético, los diferentes componentes de la payesa destacan más por la pintura que por las dotes escultóricas del artista, la obra refleja una imagen habitual hasta hace pocas décadas. Hoy en día, las payesas más ancianas han desaparecido y queda poco de su icónica imagen.

payesa-pagesa-chica

¿Dónde está el monumento a la payesa?

Esta curiosa escultura se encuentra junto al restaurante Can Dani, en la carretera que une Sant Ferran y Es Caló. Este homenaje a la ‘dona pagesa‘ te espera sentada en una silla junto a un muro de piedra, observando como pasan los coches junto a una finca donde las enormes higueras soportan el sol de Formentera.

El monumento a la payesa es una obra sencilla pero refleja el cariño de los formenterenses por sus raíces.

El Monumento a Julio Verne en el Faro de La Mola

El Monumento a Julio Verne en el Faro de La Mola

En 1.978, un monolito se levantó junto al imponente Faro de la Mola en el este de la isla de Formentera. La obra tiene dos placas donde se rinde homenaje y muestra gratitud al genial escritor francés Julio Verne. A muchos les llama la atención este monumento ¿Por qué los formenterenses deberían estar agradecidos  a Julio Verne?

Pongámonos en situación. Formentera vive fundamentalmente del turismo y el hecho de que una isla aparezca en una de las novelas del mayor escritor de ciencia ficción supone un gran impulso. Además, cabe añadir que Formentera hoy en día es una isla bien conocida pero en 1877 pocos sabrían ubicar la isla en un mapa. Posiblemente encontrarás mucha información sobre este monumento, pero la mayor parte de la misma proviene de fuentes poco fiables. Muchos hablan del monumento y del autor sin haber leído la novela Hector Servadac. La hemos leído y te contamos su relación con la isla.

El monumento dedicado a Julio Verne ante el Faro de La Mola

El monumento dedicado a Julio Verne ante el Faro de La Mola

La novela Héctor Servadac y Formentera

Hector Servadac fue una novela de aventuras escrita por el escritor francés Julio Verne y publicada en 1877. Su temática es claramente de ciencia-ficción, ya que en ella se relata la historia de un curioso viaje alrededor del sistema solar por parte de un pequeño grupo de personas, que representan a los paises de la vieja Europa.

Desde nuestro punto de vista, si te gustan las novelas de aventuras es un libro muy recomendable, aunque no llegue a la altura ni al rigor científico que tienen otros libros de Verne, como la obra maestra Viaje al centro de la Tierra.

A continuación relataremos el argumento y la relación de Julio Verne con la isla de Formentera y su famoso faro, por lo que si quieres leer Héctor Servadac, ¡quizás será mejor que no continues! 😉

Placa en homenaje a Julio Verne en el faro de la Mola de Formentera

En al placa superior: ‘Los Jóvenes de Espírituen en homenaje a Julio Verne en el CL Aniversario de su nacimiento’.

Argumento de Héctor Servadac

La historia comienza cuando un militar francés llamado Hector Servadac y su compañero Ben-Zuf, destinados en Argelia, observan cambios sustanciales en el espacio físico en el que se encuentran: la gravedad ha disminuido y los días se han acortado a la mitad. Comienzan así un viaje navegando por el Mediterráneo intentando encontrar explicación a estos extraños fenómenos.

En ese recorrido descubren que la mayoría de países han desaparecido y han sido sustituidos por unas grandes masas de un material poligonal desconocido (que finalmente resulta ser oro). Tan solo ha quedado a flote una pequeña porción de la isla de Cerdeña, Gibraltar, Ceuta y un volcán, donde se terminarán refugiando del frío. En cada uno de estos lugares encontrarán a gente a los cuales Julio Verne hará una definición muy estereotipada según su nacionalidad. Así, los españoles serán unos vagos únicamente interesados en tocar la guitarra y bailar, los ingleses unos arrogantes, los rusos serán trabajadores y al alemán Isaac Hackabut le toca la peor parte: “alemán y judío, una especie en extinción”, “miserable, usurero”, etc…

Palmirano Roseta espera en La Mola

La persona que finalmente da una explicación lógica a la situación de nuestros protagonistas es Palmirano Roseta, un sabio francés que estaba guarecido en Formentera.

En la novela, el sabio Palmirano Roseta se encuentra realizando un estudio sobre las distancias astronómicas gracias a la ayuda de un colaborador que encendía una luz en la Península Ibérica que Palmirano observaba desde “la cima más alta de Formentera”. Para el que lo conozca, este es un dato muy curioso, ya que “la cima más alta” es La Mola, que alcanza tan solo 192 metros (aunque son impresionantes los acantilados desde esa zona).

faro de la Mola Formentera

El edificio del faro de La Mola junto al que se encuentra el monumento a Julio Verne

Gracais a la novela Héctor Servadac de Julio Verne aun se guarda el recuerdo, y mucha gente conoce el Faro de La Mola de Formentera como: “El faro de Julio Verne“.

Controversias y curiosidades Sobre Julio Verne y Formentera

La novela y el monumento han servido para crear un buen número de curiosidades, anécdotas e imprecisiones que nos encargaremos de resolver:

¿Estuvo Julio Verne en Formentera?

No. Al menos no hay constancia de ello. Parece ser que a Verne le llegó la descripción de Formentera por mano del Archiduque Luis Salvador que conocía bien la isla. Otra novela de Verne, Clovis Dardentor, incluye descripciones detalladas de Palma de Mallorca que también fueron facilitadas por el Archiduque al escritor.

¿El Faro de La Mola aparece en una obra de Julio Verne?

A pesar de que muchos lo conocen como el Faro de Julio Verne, el faro no aparece ni mencionado en su novela. Textualmente, en la novela aparece que Palmirano Roseta se encontraba en el ‘la cima más alta de Formentera’. El punto más alto de Formentera no es el faro, sino un punto situado a más de dos kilómetros, cerca del Molí Vell.

Entonces, ¿Por qué el monumento a Verne está ubicado junto al faro?

Simplemente, se trataba de un lugar mucho más visible e icónico para dar visibilidad al monolito. Y no cabe duda de que se trata de un lugar muy acertado.

¿Una pendiente para despegar aviones?

En diversas publicaciones se informa de que a Julio Verne le llamaba poderosamente la atención la forma de Formentera. Se trata de una isla extremadamente plana, pero que hace una pendiente hasta llegar a los acantilados de la Mola,, donde la isla finaliza de forma brusca en un acantilado vertical. Existen comparaciones de esta curiosa forma con una rampa de lanzadera para el despegue de aviones u Ovnis. Ni en ésta ni en ninguna otra novela de Verne aparece Formentera como una rampa para el despegue de aviones.

¿En La Mola está el ‘Faro del fin del mundo’?

Son muchos los que opinan que Julio Verne se inspiró en este faro para escribir también su novela El Faro del Fin Del Mundo.

El Faro de La Mola se inauguró en 1861 mientras que El Faro del Fin Del Mundo se publicó en 1901. Aunque por fechas sería viable, parece ser que el edificio que sirvió a Verne como inspiración fue el faro de San Juan de Salvamento, al sur de Argentina.

Placa inferior del monolito dedicado a Julio Verne

Placa inferior del monolito dedicado a Julio Verne

En la Placa inferior del monumento aparece el siguiente texto:

Novelista Genial y Profeta de la Ciencia

Eligió este lugar para el desarrollo de su novela ‘Hector Servadac’ o ‘Viaje a través del Mundo Solar’. En el Equinocio de otoño de MCMLXXVII se le dedicó este homenaje en La Mola de Formentera bajo los auspicios del Ayuntamiento de Formentera, fomento de Turismo de Ibiza y Formentera y la colaboración de los residentes franceses en las Islas.

¿Cómo llegar al monumento de Julio Verne de La Mola de Formentera?

Para llegar hasta este monumento deberemos dirigirnos hacia el Faro de La Mola. Éste se encuentra en el extremo este de la isla, por lo que deberemos llegar hasta el pueblo de El Pilar de la Mola para continuar por una carretera recta que se alarga durante más de dos kilómetros, siempre con el faro en el horizonte.

Frente al faro, deberemos caminar apenas unos 50 metros a la izquierda para encontrar el monumento donde se encuentran las placas en homenaje a Julio Verne.

Torre des Garroveret (Cap de Barbaria)

Torre des Garroveret (Cap de Barbaria)

Muy cerca del faro de Cap de Barbaria, rodeada arbustos aromáticos y con las características lagartijas como habitantes permanentes, encontramos la Torre des Garroveret. Esta torre de defensa del siglo XVIII, similar a otras construcciones que encontramos en la vecina isla de Ibiza, es un buen ejemplo de las numerosas construcciones militares que protegían a las islas Pitiusas y servían como atalaya para el avistamiento de naves enemigas.

Las incursiones piratas eran habituales durante los siglos XVII y XVIII, por lo que se ideó un sistema defensivo y de vigilancia. Mediante un sistema de señales de humo o fuego, las cuatro torres de defensa de Formentera, la torre que encontramos en S’Espalmador y las siete torres de Ibiza avisaban a la población de la presencia de naves enemigas.

torre des garroveret

La Torre des Garroveret, se encuentrada situada a poca distancia de El Faro des Cap de Barbaria

Al parecer, la buena conservación de la torre des Garroveret se debe a que constituía una de las primeras líneas defensivas, a poco más de 100 kilómetros de las costas de Argelia. Hoy sigue siendo inexpugnable en lo alto del acantilado, en una estremecedora soledad.

En Formentera, encontramos tres torres iguales más que vigilan los lugares propicios para las incursiones piratas: Punta de sa Gavina, Punta Prima y la Torre des Pi des Català, a la que hay que añadir la Torre situada en el islote de Espalmador. La única zona desprotegida es la parte de la Mola, donde los pronunciados acantilados actuaban como un excelente disuasorio para cualquier ataque.

¿Cómo ir a la Torre des Garroveret?

No es complicado visitar esta torre de defensa. Debemos dirigirnos hasta El faro des Cap de Barbaria (siguiendo la carretera desde Sant Francesc). En función de la época del año, no es precisamente sencillo aparcar nuestro vehículo junto al faro…

 

Una vez aparcados, debemos dirigirnos hacia el este. Es decir, deberemos caminar hacia La Mola (vamos, caminar dejando el mar a nuestra derecha). En menos de 300 metros a pie habrás llegado a la torre de defensa situada más al sur de Formentera.

La cova foradada

La cova foradada

La cova foradada (la cueva agujereada) se encuentra a pocos metros del faro de Cap de Barbaria. Se trata de una gruta a la que se accede a través de un “agujero” en el suelo. De hecho es una de las decenas cuevas que existen en Formentera, ya que debido a la composición del terreno, la isla es un auténtico “queso” con grutas y galerías subterráneas.

A través de una pequeño agujero en el suelo nos introduciremos por el interior de esta cueva a través de la cual llegamos a un increíble balcón al mar. A la cova foradada se accede por unas escaleras, pero en ocasiones esta escalera puede ser sustituida por unas piedras amontonadas. El interior de la cueva, lógicamente, se encuentra en penumbra, por lo que no es recomendable su visita para personas con movilidad reducida.

Cova Foradada Formentera

Un agujero es el acceso para acceder a la cueva de Cap de Barbaria

Podemos quedarnos mirando horas el paisaje y el mar desde los impresionantes acantilados que encontramos al final de esta cueva. Muchas aves que tienen sus nidos en los acantilados de Cap de Barbaria nos acompañan en esta imagen. Aconsejamos extremar las precauciones en este punto, ya que un paso en falso puede ser fatal.

Escalera de acceso a la cueva

Escalera de acceso a la cueva

En el interior de la cueva es frecuente ver pequeños monumentos hippies en forma de columnas de piedra o similar. Aconsejamos no tocar estas obras para mantener la armonía de Cap de Barbaria. La salida de la cueva se efectúa por el mismo lugar por el que hemos entrado, lo cual se hace un poco difícil, ya que hay que hacer un pequeño salto.

Salida de la gruta de la Cova Foradada

Salida de la gruta de la Cova Foradada

¿Cómo ir a la Cova Foradada?

La cueva se sitúa a apenas 50 metros del faro des Cap de Barbaria, por lo que debemos dirigirnos hasta este punto siguiendo la carretera que parte desde Sant Francesc.

Una vez hayamos podido aparcar nuestro vehículo (no es sencillo en función de la época en la que visitemos la zona) debemos caminar hacia el oeste hasta encontrar el agujero en el suelo. Si hay mucha gente, no será difícil, puesto que la Cova Foradada se ha convertido en todo un reclamo turístico de la zona.

Tras la salida de la cueva, llegaremos a un precioso balcón sobre el mar para ver la puesta de sol.

Tras la salida de la cueva, llegaremos a un precioso balcón sobre el mar para ver la puesta de sol.

No cabe duda: Las vistas que disfrutaremos al pasar por la cueva bien merecen la pena.

El mirador de Formentera

Para ir hacia el pueblo de El Pilar de la Mola, en el punto más alto de la Formentera, hemos de circular por una carretera de gran pendiente y curvas pero muy bien asfaltada y con bosques flanqueando ambos lados de la carretera. La parada obligatoria en este camino es el mirador de Formentera.

Desde este fabuloso mirador se puede apreciar lo bella que es la isla, pero a la vez lo pequeño y frágil de su ecosistema. Buen momento para sacar la cámara y maravillarse con la extraordinaria geografía de este paraíso. Incluso desde aquí uno se plantea los efectos del cambio climático y la posibilidad de que el mar aumentase su nivel: ¡Formentera quedaría partida en dos!

El Mirador de Formentera a primera hora de la mañana.

El Mirador de Formentera a primera hora de la mañana.

El mirador también está rodeado de bosque y mirando la silueta de la isla se puede realmente descansar y dejar volar la imaginación. A algunos, la estrechez en la figura de la isla les recuerda a la cintura de una mujer. Otros parecen temblar ante la idea de que una ola de un par de metros parece que pudiera sumergir la llana isla de Formentera y convertirla en dos islas diferentes.

El istmo de Formentera

Un istmo es una franja que une dos grandes masas de tierra. Uno de los más conocidos puede ser el istmo de Panamá, que une Norteamérica y Sudamérica. Desde aquí puedes observar fácilmente otro istmo, el de Formentera. Una buena manera de repasar la geografía que aprendiste en la escuela y recordar esta palabra si alguna vez te la preguntan jugando al Trivial Pursuit.

Justo a la altura de este lugar se encuentra un restaurante, el Mirador de Formentera, donde se puede disfrutar de la comida y de las fabulosas vistas a la vez. Por supuesto, recomendamos acudir de día para observar a plena luz el contraste de colores verde de los pinos y azul del mar.

El Mirador de la isla. Fotografía a media tarde.

El Mirador de la isla. Fotografía a media tarde.

Sea como sea, el Mirador de Formentera es otro de esos lugares donde al menos es necesario parar y observar para disfrutar de la verdadera belleza de la isla.

¿Cómo llegar al Mirador de Formentera?

Este mirador se encuentra a mitad de la subida a La Mola. Avanza unos dos kilómetros desde Es Caló de Sant Agustí en dirección al pueblo de El Pilar y encontrarás un desvío a mano derecha donde se encuentra un restaurante llamado El Mirador. Puedes comer aquí disfrutando de las vistas.

Como habrás visto en las fotografías, la luz varía en función de la hora a la que llegues a este lugar. Te recomendamos madrugar y visitar esta zona temprano. Además, también podrás comprobar si las olas son más intensas en un lado u otro de la isla y escoger donde deseas pasar tu día de playa.

Faro de La Mola

Faro de La Mola

En uno de los puntos más espectaculares de toda la isla de Formentera y situado en un acantilado a más de 120 metros sobre el mar. Aquí se encuentra el impresionante faro de La Mola. Debido a la magia y simpatía que desprenden estos edificios y a los sorprendente de su ubicación, este faro se ha convertido en uno de los mayores atractivos de la isla.

El Faro de La Mola es uno de los puntos más impresionantes de Formentera, situado literalmente en el filo de un acantilado y con fabulosas vistas del mar. Los amantes de los paisajes naturales, y de la fotografía, pueden dirigirse a este punto para admirar cómo aparece el sol en el mar. Los colores mediterráneos del cielo y del agua en el amanecer son simplemente espectaculares.

El Faro de La Mola, situado sobre un precioso acantilado

El Faro de La Mola, situado sobre un precioso acantilado

En los alrededores de el faro de La Mola se disfruta de un paisaje típico de Formentera, con muros de piedra a ambos lados de la carretera para proteger las cosechas del fuerte viento de la zona en los meses invernales. Para disfrutar del Faro de La Mola, podemos tomar algo en la única construcción que podemos encontrar junto al faro: un bar de estilo chill-out perfecto para disfrutar de las vistas. En esta zona también se observan gran cantidad de lagartijas, la especie protegida y símbolo de la isla.

faro de la Mola Formentera

El edificio del faro de La Mola

El Faro de Julio Verne

Desde 1.978, una placa conmemorativa recuerda y agradece al escritor francés que este lugar, conocido actualmente por muchos como “El faro de Julio Verne“, se mencionara en una de sus novelas de viajes y aventuras. Pero ¿cuál es el motivo de que Julio Verne ubicara parte de una de sus novelas en Formentera y llamen así a este faro de Formentera?

El monumento dedicado a Julio Verne ante el Faro de La Mola

El monumento dedicado a Julio Verne ante el Faro de La Mola

Te recomendamos leer esta página sobre el monumento para conocer más sobre qué conocida novela del genial autor francés está parcialmente ambientada en este lugar. Parece ser que Verne oyó hablar de este lugar y no pude resistirse a mencionar a Formentera. Una curiosidad más que guarda este pequeño rincón de la isla.

El Faro de La Mola en la II Guerra Mundial

La historia, aunque sea en tiempo difíciles, nos trae pequeños relatos que nos demuestran que en el fondo todos somos seres humanos.

A finales de la II Guerra Mundial, en 1944, el farero encargado de El Faro de La Mola observó como un avión del ejército alemán se precipitaba sobre el mar a dos millas de distancia de la costa de la isla. El farero, sin pensar en las consecuencias de rescatar a un soldado del ejército nazi, acudió rápido hacia el puerto y alcanzó los restos del avión con su barca, rescatando al soldado.

Tras unos días en los que el piloto se estuvo recuperando de los daños recibidos en Formentera, volvió de nuevo hacia su país. Poco después, el ejército alemán envió un diploma y 1.000 pesetas (que en aquella época podemos imaginar que se trataría de una cifra muy considerable) en gratitud al farero.

Una turista dejándose llevar por la magia de La Mola

Una turista dejándose llevar por la magia de La Mola

Este edificio demuestra que la isla ofrece mucho más que playas. El Faro de La Mola es uno de los puntos más turísticos más atractivos de la isla de Formentera, junto con el El Faro de Cap de Barbaria.

¿Cómo llegar al Faro de La Mola?

Es muy sencillo llegar hasta este punto. Está ubicado en el extremo este de la isla, por lo que deberemos coger la carretera que nos conduce hasta el pueblo de El Pilar de La Mola. Este pueblo se encuentra en la mayor elevación de la isla, a menos de 200 metros sobre el nivel del mar.

Una vez llegados al pueblo, debemos continuar recto. Nos espera una larga recta de 2,5 kilómetros en la que en todo momento veremos el faro en el punto final de nuestro recorrido. Aparcar nuestro coche o moto no debería ser difícil.

Faro de Cap de Barbaria

Faro de Cap de Barbaria

El Cap de Barbaria – en castellano, Cabo de Berbería – es el punto situado más al sur de las Islas Baleares, y uno de los lugares más visitados y atractivos de la isla de Formentera. Aunque no está muy claro el origen de su nombre, es posible que se deba a su cercanía con las costas africanas, conocidas como bárbaras, desde donde se atacó diversas veces a la isla.

El Cap de Barbaria es el punto más meridional, es decir situado más al sur, de las islas Baleares. Es por tanto, el punto más cercano a las costas africanas. Pero además, es uno de los lugares más emblemáticos de Formentera gracias a su conocido faro y al agujero por el que se puede acceder a la cova foradada (la cueva agujereada).

Llegar en bicicleta hasta el faro es una de las aventuras que puedes intentar en la isla

Llegar en bicicleta hasta el faro es una de las aventuras que puedes intentar en la isla

Es importante destacar que el faro sigue en funcionamiento y está prohibido el acceso. De hecho, el faro se encuentra en un pequeña finca rectangular bordeada por un muro de piedra al que tampoco se puede entrar. Sin embargo, eso no debería importar, ya que lo que realmente impacta de la zona es el paisaje y el faro es tan solo un completo más.

¿Qué hacer en el faro de Barbaria?

Un sitio tan increible como el faro de Cap de Barbaria es un lugar ideal para sentarse, contemplar a tu alrededor y simplemente descansar. Los amantes de la fotografía tienen el lugar perfecto para hacer fotos. Pocas islas en el mundo te permiten ver de forma tan sencilla el amanecer desde el mar, en el faro de La Mola; y el ocaso, en el Cap de Barbaria.

Camino al cap de barbaria

Camino al cap de barbaria

Se trata de un lugar especial y de los más visitados de Formentera por muchos motivos. El camino que conduce al faro de Cap de Barbaria, desde Sant Francesc de Formentera, está asfaltado aunque es realmente estrecho (cuando se cruzan dos coches es normal que uno de los dos se tenga que apartar). A medida que nos acercamos al faro, van desapareciendo  los muros de piedra y el bosque de pinos a los que nos acostumbra el paisaje de Formentera para ir avanzado hacia un terreno llano de una desoladora belleza.

Al final de este camino, nos encontramos el faro del Cap de Barbaria presidiendo un impresionante acantilado vertical de cien metros sobre el mar. Y únicamente nos encontramos este faro rodeado de un paisaje espectacular. Si acudes a este lugar durante el día, te recomendamos que compres una botella de agua o similar, ya que no hay ni sombras ni tiendas en las proximidades del faro de Cap de Barbaria.

El Faro de Barbaria se asoma sobre las rocas, visto desde la Cova Foradada

El Faro de Barbaria se asoma sobre las rocas, visto desde la Cova Foradada

En los alrededores verás un paisaje de aspecto árido. La tierra con una vegetación pobre que aguanta las embestidas del viento y el mar cubrirán todo el paisaje que alcance tu vista. Sin embargo hay dos atractivos más que no debes perderte en los alrededores. Caminando 150 metros hacia el oeste encontrarás la Torre Des Garroveret, una de las torres de defensa que formaban el conjunto de vigilancia contra los habituales ataques piratas en Formentera. El otro punto de interés de la zona es La Cova Foradada, un pequeño agujero en el suelo por el que pasarás por una gruta que conduce a un balcón sobre el mar.

Barbaria: el origen del nombre

El faro recibe su nombre del cabo donde se encuentra. Su nombre deriva por ser el punto más cercano a las costas africanas, conocidas hace siglos como costas bárbaras por la frecuencia de los ataques piratas a la isla. El nombre en castellano de este precioso lugar es el Cabo de Berbería. Se sospecha que el uso de este nombre también puede estar relacionado con las costas africanas, de donde provenían los bereberes. O puede ser que, simplemente, se trate de la castellanización deformada de Barbaria.

Icónica imagen del Faro de Cap de Barbaria y la recta que conduce a ella

Icónica imagen del Faro de Cap de Barbaria y la recta que conduce a ella

En muchos carteles y mapas, se encuentran algunos cambios en el nombre que además de ser totalmente erróneos, pueden dar a malentendidos curiosos. Es el caso del mal llamado Faro del Cap de Barbería, algo totalmente erróneo porque no hay nadie que nos afeite la barba en el lugar, tan solo encontraremos unas bonitas vistas y una espectacular puesta de sol.

También es totalmente erróneo llamar a este lugar como Cap de Barbarie, puesto que no se tiene noticias de que se haya cometido ningún crimen en el lugar. El cap de Barbaria es un rincón totalmente despoblado de la isla que mantiene perfectamente su encanto desde hace décadas y merece la pena ser visitado.

Puesta de sol en Cap de Barbaria

Desde este lugar mágico podemos ver una de las mejores puestas de sol del Mediterráneo. La pureza del cielo y la brisa que llega directamente del mar hacen que la luz refleje sobre el agua y el cielo de una manera muy especial. En días muy claros, y debido a la altura a la que se encuentra el Cap de Barbaria, es posible distinguir algunas montañas en el horizonte, por encima del mar: es la Península Ibérica, que se encuentra a prácticamente 100 kilómetros de distancia.

Puesta de sol en Cap de Barbaria, con las montañas de Alicante en el horizonte

Puesta de sol en Cap de Barbaria, con las montañas de Alicante en el horizonte

El faro de “Lucía y el sexo”

Aunque el faro de Cap de Barbaria ya era un lugar visitado, se hizo mucho más famoso tras el rodaje de la películaLucía y el sexo“, de Julio Médem. En la película, la protagonista visita muchos de los lugares más emblemáticos de Formentera entre los que se encuentra el faro de Cap de Barbaria. También accede por el agujero que antes hemos mencionado a la cova foradada.

Cartel de la película Lucía y el Sexo.

Cartel de la película Lucía y el Sexo.

Actualmente, son muchos los que conocen al faro de Barbaria como el ‘Faro de Lucía y el sexo’ ya que, éste aparece incluso en el cartel de la película.

¿Cómo ir al Faro de Cap de Barbaria?

Podemos ir hasta el faro en bicicleta, si tenemos buenas piernas, o en moto. También es posible ir en coche aunque debes saber que la carretera es muy estrecha y si te cruzas con otro coche, uno de los dos deberá echarse a un lado para permitir el paso del otro. El aparcamiento es otro problema, ya que es prácticamente inexistente, por lo que en los meses de verano y a la hora del atardecer encontrarás problemas.

No cabe duda de que guardarás un buen recuerdo de este lugar

No cabe duda de que guardarás un buen recuerdo de este lugar

Siguiendo la carretera que parte en dirección sur desde Sant Francesc Xavier, debemos proseguir nuestro camino después del cruce de Cala Saona. La carretera se convierte en una estrecha lengua de asfalto cada vez más desertizada que nos conduce al faro que parece acabar en el fin del mundo.

A mano izquierda de la carretera encontramos restos circulares de una primitiva civilización. La zona, que en la actualidad está dominada por piedras, estuvo intensamente poblada en tiempos remotos, tal como lo demuestran los múltiples asentamientos cuyos restos de estructuras muestras formas ovaladas y circulares.

El faro se sitúa en un paisaje bellamente desolador, donde no se divisa ni un árbol, siempre dominado por un suelo repleto de piedras. El paisaje árido de Es Cap de Barbaria es fruto de una intensa deforestación ante la necesidad de recursos por parte de una población olvidad y aislada.

 

Molí Vell de La Mola

Molí Vell de La Mola

En la isla de Formentera hay playas preciosas y pueblos encantadores, pero sus tradiciones y costumbres también merecen ser conocidas. La imagen de molinos como el Molí Vell refleja que las construcciones sencillas podían resultar muy útiles.

A lo largo de la geografía de la isla se encuentran antiguos molinos, imprescindibles para la alimentación de los formenterenses durante décadas. En la actualidad, algunos de ellos, como El Molí Vell de la Mola, pueden ser visitados para el disfrute de residentes y turistas.

Este molino es uno de los mejores conservados de la isla y de todo el Mediterráneo. En la isla de Formentera encontramos hasta 5 molinos más, pero de momento es Molí Vell de la Mola es el más antiguo y el que recomendamos visitar, ya que es el único al que podemos acceder a su interior.

moli-vell-la-mola-formentera

El Molí Vell (Molino Viejo) se construyó en 1778 y fue uno de los últimos molinos de Formentera que estuvo en funcionamiento. Aunque si por fuera el molino es espectacular no podemos decir menos de su interior:

molino formentera

Escaleras para subir a la parte alta de este molino de Formentera para ver el fabuloso engranaje y funcionamiento.

Molí vell de la mola

Sin duda, ver lo rudimentario de los materiales de construcción y lo bien conservado que se encuentra este molino, bien merecen una visita.

¿Cómo llegar al Molí Vell de La Mola?

El molino se encuentra a poca distancia del pueblo de El Pilar de La Mola. Una vez llegados a este pueblo, deberemos continuar y justo al dejar el pueblo atrás girar a la derecha. Tras apenas 100 metros por un camino de tierra llegaremos al molino.

Horario de visitas

En los meses de temporada estival se puede visitar este precioso molino en horario de 9.30h a 13.30h (excepto domingos). Es posible entrar y acceder al piso superior para ver los engranajes y funcionamiento del interior del molino. Recomendado.